Fabrica sillas de ruedas para perros utilizando materiales de desecho

El día en que su perra Mica sufrió una lesión en la columna que le impidió seguir caminando normalmente Dragan Dimitrijevic decidió fabricarle una silla de ruedas. Con materiales reciclados como viejos cinturones, tubos plásticos de pvc y ruedas pequeñas armó un armazón a la medida el cual permitió que Mica estuviera de regreso en el parque casi de inmediato, ladrando, jugando y con otros perros que miraban extrañados el artefacto que utilizaba.

La noticia de que Dragan hacia sillas de ruedas para perros con discapacidad corrió rápidamente y comenzaron a llamarlo para que las hiciera mas sillas a perros que tenían el mismo problema de Mica. En Belgrado, la silla de ruedas que Dimitrijevic fabrica se ha convertido en la única forma de lidiar con la invalidez de las mascotas. No hay productores locales de sillas para animales y exportarlas de países de la unión europea es que no esta considerado dentro del presupuesto de una familia.

Dimitrijevic es programador de computadoras pero su amor por los animales le ha permitido generar un pequeño negocio. En poco mas de 3 años ha producido mas de 80 sillas con clientes satisfechos en Serbia y otros países balcánicos.

“A mí me gustan los perros”, dijo Dimitrijevic. “Una silla de ruedas no es una cura, pero les permite correr, olisquear, hacer todas las cosas que hacen normalmente”, explica.

Un veterinario iba sacrificar a su perro salchicha Bak, que se lesionó la espina dorsal hace cuatro años. Cuando escuchó de Dimitrijevic y le compró una silla para su perro.

“Esta silla de ruedas le ha permitido a Bak llevar una vida normal, correr y jugar”, dijo. “¡Él ni siquiera sabe que tiene un problema!”, asegura.

Comments

comments

1 Comment

  1. Buenaventura 09/07/2015 en 4:48 am

    Muy buena historia.

    Gracias por compartirla.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*