Rubio, el Hachiko argentino, que esperó seis meses a azafata que lo alimentó

Hachiko es una película basada en una historia real de un perro que espera a su dueño a la salida de una estación de tren todos los días, su dueño muere y el perro sigue esperando a pesar de los esfuerzos que hace la familia para que vuelva al hogar.

La fidelidad de los perros es tan fuerte que esta historia se repite, esta vez en Argentina.

Olivia Sievers, una azafata alemana que normalmente hace escalas en el país sudamericano, se alojó como habitualmente lo hace en un hotel de Puerto Madero, conociendo en la entrada a un perro callejero, uno de los muchos que deambulan por las grandes ciudades sudamericanas y que ya son parte del paisaje de países como Argentina, Chile o Perú.

Olivia ese día le mostró cariño y le dió algo de comida. Desde ese momento en cada uno de sus viajes a Buenos Aires, durante seis meses, el perro estaba en la puerta del hotel esperándola. Olivia lo bautizó como “Rubio”.

Olivia preocupada por el bienestar de Rubio, intentó encontrarle un hogar definitivo. La organización de Mascotas de Puerto Madero le proporcionó un hogar temporal, pero Rubio escapó y volvió a la puerta del hotel a esperar a Olivia.

Esta muestra de fidelidad conmovió a Olivia que finalmente hizo todos los tramites para adoptarlo y llevárselo a Alemania. Hoy Rubio es oficialmente un perro alemán.

Comments

comments

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*